O Convento da Madalena, antes de ser augustiño, poido ser templario

No libro impreso en Madrid en 1652 co título “Historia el Convento de S. Augustín de Salamanca compuesta por el P.M.F. Thomas de Herrera” hai unhas notas referidas ao Convento de Sarria principalmente, pero tamén ao de Arzúa, que dan a entender que o Convento da Madalena, antes de ser agustiño, foi templario (páxinas 325 e 438):

Y debaxo del año de 1568 dize estas palabras: En este año se reduxeron a nuestra Regular Observancia dos Conventos de Frailes de la Orden en el Reino de Galicia; el uno de los cuales se llama S. María Madalena en la villa de Sarria; y el otro, S. María Madalena en la villa de Arzúa; los quales hasta el presente tiempo fueron claustrales.

En ello padeció engaño el P. Román, porque estos dos Conventos no eran de la Orden, sino de distinta Religión. Tengo la relación original, que escrivió el P.Fr. Juan de Urbina Prior de la Casa de Sarria; y para que no se pierda la memoria, me ha parcido poner aquí lo que fuere necesario. Empieça de esta suerte.
Lo que yo Fr. Juan de Urbina, Prior del Monasterio de la Madalena de Sarria de la Orden de N.P.S. Agustín y Vicario Provincial en este Reyno de Galicia, trastornando los papeles deste Monasterio, y las memorias de la antigüedad, y fundación del, he podido hallar, es lo siguiente.
Que avrá cerca de dozientos años, poco más o menos, que esta Casa estaba bien poblada de Frayles, que se llamaban, De poenitentia Beatorum Martyrum sub Regula S. Augustini Episcopi. La qual Orden tuvo primero su fundación en Italia; y dos Religiosos desta Orden hombres graves, y de santa vida, viniendo a visitar el glorioso cuerpo de Santiago, acordaron hacer su habitación en este lugar de Sarria, junto a la Fortaleza, en cuyo contorno antiguamente solía esta lo mejor de la Villa. Estos Religiosos solian traer el Hábito Blanco con una Cruz colorada en las capas blancas. Dizen los antiguos, y hallase en memorias antiquisimas, que en esta casa solia de primero estar un Monasterio de la Orden de los Templarios.

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará