Un cantar de Arzúa e outro de Rendal

En 1923, a “Librería de los sucesores de Hernando” editou en Madrid o “Diccionario Geográfico Popular de cantares, refranes, adagios, proverbios, locuciones, frases proverbiales y modismos españoles” recollidos e ordenados por Gabriel María Vergara Martín. Inclue na páxina 78 estos versos recollidos en Arzúa:

As rapaciñas d’a Arzúa,
eu direi quen elas son;
collen seu pai polas barbas,
“Anda por eiqui, castrón”.

Indo para Santiago,
n’o encontrei senon urtigas;
volvéndome para Arzúa,
¡ai qué lindas raparigas!

Quédate con Dios, Arzúa,
con ventanas e vidrieras,
que de todos me despido
menos d’as mozas solteiras.

E recollida en Rendal (que figura erroneamente como Bendal), na páxina 297:

O cura de Rendal
non ten camisa lavada;
¡que viva o cura d’Arzúa!
ventecinco n-a colada.

No 1806 buscaban en Madrid a unhos herdeiros de Burres

No número 1788 do Diario de Madrid publicado o 1 de xuño de 1806 publicouse a seguinte nota na páxina 663:

Se desea saber quienes sean los herederos de Manuela Melendez, muger que ha sido de primeras nupcias de Cristoval Ramos, y de segundas de Marcos Pequeño, á fin de instruirles de cierta herencia que les ha correspondido por el primero en la Feligresía de San Vicente de Burres, jurisdicción de Arzúa , Arzobispado de Santiago, Reyno de Galicia, de donde era natural el Cristoval, quien se sabe que en el año de 1771 vivia, según cierto contrato que en esta Corte ha otorgado.

Los interesados que se contemplen con derecho á esta herencia podrán tratar de este particular con D. Josef Várela, que vive en esta Corte en la calle de Preciados, esquina, la de Capellanes, quarto principal.